viernes, 11 de julio de 2008

La mayoría no domina...La autora de este blog es mujer

Días atrás me preguntaba qué tan contraproducente o controversial sería el escribir un post de cuestiones meramente femeninas en un blog que el 99% de sus lectores son hombres. La respuesta está aquí: Me pela.

Hoy me encontraba en la parada de buses, cómodamente sentada en esas sillas metálicas que suelen estar en los quiosquitos de las paradas. Me senté en el centro, mientras que a mi lado derecho se encontraba una señora que cargaba a su niño en brazos.

Estaba tranquilamente sentada observando las uñas de mis pies, mientras pensaba en qué color de barniz darles este mes, cuando un auto se detuvo frente al quiosco de la parada.
En un principio creí que el auto se había detenido por la señora, pero no fue así.

Levanté la mirada y observé cómo el tipo desde el interior del auto bajaba el vidrio del auto que quedaba frente a nosotras y comenzaba a decirme una infinidad de idioteces, con tal de que me subiera a su auto.
Sólo me limité a hacerle una mirada de "Púdrete" y volví mi mirada hacia otro lado, omitiendo lo que el tipo decía. El tipo se pasó alrededor de un minuto diciéndome de todo. Está de más decir que todo fue vulgar y obsceno.

Cuando el tipo se marchó, la señora se limitó a preguntarme de manera muy ilusa y hasta ciento punto tonta, que si ese tipo era mi novio. Yo le contesté con cara de maldición: "Ni siquiera lo conozco". Ella me respondió: "¡Ay no! Ya me imaginaba yo que era un hombre de esos que sólo se paran a decirles cosas a las muchachas, y como una de mujer no puede hacer nada, es mejor quedarse callada".

No estoy de acuerdo.
Yo, como mujer, he sido muchas veces víctima de hombres de ese tipo. E incluso he sido acosada sexualmente por algunos de ellos.
Incitaciones sexuales, llamadas telefónicas, que incluyen celular y línea fija, hasta mensajes de texto sumamente inapropiados.
¿Me quedado callada ante eso?
No. Pero, desgraciadamente, jamás he recibido el apoyo esperado o necesario.

Cuando en una ocasión le conté a uno de mis ex novios que un tipo me estaba acosando, él se limitó a decir que era mi culpa por andar saliendo con mis amigas y no con sus amigos. En otra ocasión, una chera me dijo que era culpa mía porque yo propiciaba que los hombre pensara sexualmente en mí, por ser muy segura en cuanto a mi sexualidad.

Es una pena que en pleno siglo XXI, los términos de sexo y sexualidad se sigan confundiendo. Más penoso aún que estos sigan siendo un tema tabú para muchos. En especial para las mujeres.

A mí como mujer me ha tocado sacar de la ignorancia a muchos de mis amigos con respecto a los temas del ciclo menstrual, del período de gestación y la labor de parto. Ellos se han acercado a mí en plan de amigos y de alguien que busca menguar su ignorancia con respecto a la sexualidad femenina. Y en todos los casos, ninguno de ellos me ha faltado el respecto de ninguna manera.

El abordar y expresar mi punto de vista en cuanto a la sexualidad y al sexo cuando alguien me pregunta, no quiere decir precisamente que me esté ofreciendo sexualmente a esa persona.

Yo no tengo la culpa que la sociedad machista haga de algunos hombres seres pervertidamente cochambrosos incapaces de distinguir a una mujer segura de su sexualidad, sin prejuicios, con mentalidad crítica y sana, de una mujer que está sexológicamente disponible y lo grita a los cuatro vientos.

Yo no creo que las mujeres debamos quedarnos calladas ante actos de este tipo.
Me rehuso a ser parte de ese séquito de mujeres que se limitan a "soportar y no decir nada porque ellos son hombres".
No formo parte de las dignas, ni de ninguna entidad pro-feminista, pero sí comparto algunos de sus ideales. Creo firmemente que, puedo expresar lo que pienso del sexo y de la sexualidad cuando se me dé la regalada gana, y no por eso estaré colgándome un letrero de "Take me".

A colación dejo el link de un post pasado. Para los que lo leyeron y les gustó, para quienes lo leyeron y no opinaron y para René: Interés y atención.

Por cierto, felicidades por el premio.
Sin duda alguna, ese diploma huele a cafeto en flor, ya que pertenece a la capital del mundo sucursal del cielo.

Shalom.

3 comentarios:

Rodrigo Amaya C. dijo...

Aahhh!, típico gato promedio el que te salio en la calle.
El problema es que hay mucho hombre frustrado emocional y sexualmente manejando y caminando (vagando) en las calles del mundo, todos ellos presentan: "una calentura constante", que refleja el egoísmo de la personalidad, que se inculca y trasciende (o rebalsa) de generación en generación.
A estos tipos con complejo de conejos, hay que darles una libra de Bromuro para que se les quite el "impulso", es lo único que se me ocurre para que se controlen un poco.

Santiago Vásquez dijo...

Me hiciste recordar este chiste…

Una señora bañaba a su hijo de cuatro años, y cuando le limpiaba los testículos el niño preguntó:

-mamá, ¿esto es mi cerebro?
-No hijo, dentro de unos años lo será

René dijo...

acuso de leído el post del interés y la atención, muy bueno. Gracias por tu felicitación por el premio y sí que huele super bien, fue un gusto conocerte además.