domingo, 8 de julio de 2007

Resignación

Cuando se comen los sueños
y se sudan las miradas,
es inevitable enterrar tus gestos.