martes, 29 de enero de 2008

Estrellas de sangre

(Posteo un día después de mi natalicio.
Quizás por eso , siento que tengo una nueva alma)

Anoche no te lloré.
Mejor recordé la sensación de tenerte como incondicional.

Anoche no te extrañé.
Sólo abracé la paz que tengo desde que me dejaste.

Anoche no te idealicé.
Me reí al ver tu aparente frialdad en dos palabras.

Ya no siento dolor,
rabia,
ni dudas.

Dejé el pasado en el callejón de ninguna parte,
sobre la espuma que el viento levantó
dentro de aquellas noches costosas de minutos.

Esta noche saboreo sus carnes curtidas de miedo,
de tristeza
y de dolo.

Porque la pureza es alcanzada
por aquel que se come la carne de su amado.

Ad astra.
Es.

3 comentarios:

Ricardo dijo...

Feliz post-natalicio, judía errante de flor en flor!!!
Un abrazo.

Raul dijo...

Feliz cumpleaños... y como ud diria Shalom... He estado leyendo mucha onda judía... muy interesante... Saludos.

Manuel Bolanos dijo...

Buena onda, has regresado a la lírica de antes... definitivamente te voy a tener que robar algunos versos de esto.