jueves, 11 de octubre de 2007

Mi respuesta

Hoy:

Debo seguir luchando por lo que quiero, sin importar cuánto me cueste lograrlo. Todo aquello que me ilusiona, algún día se hará realidad, a pesar de mis inumerables obstáculos.
Pueden trapear el piso con mi carisma y mi dignidad, más no matar mi espíritu.
En lo personal, creo que tres experiencias de éstas son suficiente.

No comprendo a las personas.
Esas mezquinas figuras no aprecian lo que es apasionarse por una idea; por un sueño.
Quizás no saben lo que es llorar y rogar hasta el cansancio, que el cielo te lo regale.
Por lo que a mí respecta, tres veces lo he intentado y fracasado.

Lentamente, las ideas se hacen más claras.
Al final te das cuenta que el exilio es la respuesta a todas las preguntas.
Ahora sé cómo usar estas inmortales alas.

1 comentario:

Manuel Bolanos dijo...

Una rosa para la mariposa:
Salí por un segundo de mi exilio, te paso a saludar. Espero que esas alas te lleven hasta donde queres llegar para que seas feliz.
Cuidese!