martes, 6 de febrero de 2007

Sombra

¿Por qué te apareces ante mí?
Esquiva, transparente e ilumnimada.

¡No me has olvidado!
Amiga, hermana...mi alma gemela.

¿Te quedarás o sólo vienes a saludar?
Tu impaciencia me gusta; tu locura me da sol y primavera.

¡Te creo!
No importa cuánto te alejes, siempre estaré ahí para tí...