martes, 13 de febrero de 2007

Caricia al alma

Anoche desperté sintiendo una silueta ardiente a mi lado.
Era el alma de un caballero de fuego: Un Guerrero deseablemente impacible.
¿Qué pasará más allá?
Ayer, palacios grises en penúmbra.
Hoy, luz de luna-sol me frota, me sigue; me gusta.